La Confianza Corporal se trata de regresar a casa a nuestro cuerpo, guiadxs por la amabilidad, el respeto, la curiosidad y el gozo. Se trata de honrar nuestros deseos, necesidades y límites, acogiendo nuestro ser único, suavizando hacia la sabiduría de nuestro cuerpo y arraigándonos en él. Se trata de sanar la violencia y el trauma que surgen de las voces (tanto externas como internalizadas) que dicen 'tu cuerpo no está bien', que no han permitido que nuestro cuerpo sea un lugar seguro que habitar.

La Confianza Corporal es un proceso continuo, un grupo de prácticas que cultivamos diariamente y al que regresamos una y otra vez. Se trata de crear conexión y cultivar resiliencia a la vergüenza en un mundo lleno de prejuicios y micro-agresiones, como parte del trabajo hacia la liberación corporal colectiva. 

small certified body trust.png

Confianza Corporal / Body Trust® es un modelo de práctica, el resultado del trabajo visionario de Hilary Kinavey y Dana Sturtevant de Be Nourished, con quienes he tenido el privilegio de certificarme. Este trabajo se trata de crear un mundo compasivo con los diversos cuerpos e inclusivo para todos los pesos. Está informado por la teoría de resiliencia a la vergüenza, los movimientos de justicia social y la compasión, e incorpora los principios de Alimentación Intuitiva y Salud en Todas las Tallas

Creemos que las personas que viven compasivamente en el cuerpo que tienen cambiarán el mundo para todxs.

 

más acerca de la confianza corporal....

Del sitio web de Be Nourished. Utilizado con permiso como Proveedora Certificada de Body Trust® y traducido por mí al español.

Body Trust es....png

La Confianza Corporal es una nueva visión radical de lo que significa ocupar y cuidar tu cuerpo. Es un camino de aceptación del cuerpo, un diálogo alternativo al paradigma convencional de alimentación, imagen corporal y preocupaciones en torno al peso en nuestra cultura. Confianza Corporal es un trabajo transformador de paradigmas que invita a la valentía y a la compasión corporal con fiereza.

La Confianza Corporal es una modalidad para sanar — una salida del patrón predecible, repetitivo de las dietas, las conductas alimentarias alteradas y los ciclos de pérdida de peso y rebote alimentados por la vergüenza corporal. El trabajo de Confianza Corporal está informado en gran medida por Salud en Todas las Tallas, y fuertemente influido por la justicia social y el feminismo interseccional, los principios de alimentación intuitiva, la teoría de resiliencia a la vergüenza, la entrevista motivacional, la teoría de compasión por unx mismx, la teoría cultural relacional, los enfoques basados en mindfulness y el pensamiento terapéutico postmoderno. 

La Confianza Corporal es inclusiva con respecto al peso. Este trabajo es para todos los cuerpos. No hay un juego de reglas diferente para ti, sin importar cuán diferente, aisladx, rotx, o con necesidad de ser arregladx te sientas. La Confianza Corporal es una invitación a ser parte de una nueva conversación acerca de los cuerpos, una que nutre y celebra quiénes somos y quiénes podemos ser, incluyendo todas las formas en que nos manifestamos en el mundo. Queremos que sepas que confiamos en tu cuerpo, sin importar tu tamaño. Lo más importante, confiamos en ti con tu cuerpo. Sin excepciones.

La Confianza Corporal es un derecho de nacimiento. Tú naciste con una confianza inherente con respecto a tu cuerpo. En algún lugar del camino te desconectaste de esa forma de saber. La confianza corporal se rompe con experiencias de trauma, opresión, enfermedad y constructos sociales de género, raza, belleza, salud y peso. Con frecuencia venimos de linajes de personas a quienes no se les ha permitido la confianza corporal. La Confianza Corporal es una invitación a regresar a una relación con tu cuerpo y contigo mismx en la que quieras estar por el resto de tu vida—flexible, compasiva y de conexión.

La Confianza Corporal es una recuperación. De placer. De saber. De desear. De escuchar. De tu propio ser. El trabajo de Confianza Corporal es un proceso de recobrar nuestro cuerpo después de que ha sido dañado por el estigma, la cultura de las dietas, la vergüenza, la diferencia, la otredad, y del que nos hemos distanciado todavía más a través de nuestros intentos por mitigar ese daño intentando controlar su tamaño, forma o apariencia.  

La Confianza Corporal es trabajo de reparación. Estamos sanando nuestra relación con la comida, nuestro cuerpo y nosotrxs mismxs. Tal y como cuando has perdido confianza en cualquier relación en tu vida, se requiere de tiempo para recuperarla. Cuando se trata de Confianza Corporal, esta confianza es recíproca—tú estás trabajando en confiar en tu cuerpo y tu cuerpo está trabajando en confiar en ti, en que lo nutras y cuides de él de manera consistente. No podemos sanar nuestra relación con nuestro cuerpo con un plan para convertirlo en lo que la cultura dominante piensa que debería de ser. 

La Confianza Corporal es regresar a casa — regresar a la sabiduría innata de tu propia experiencia encarnada — los mensajes, señales, deseos, apetitos y ritmos de tu cuerpo, sabiendo que el acceso a esta sabiduría variará para todas las personas a lo largo del tiempo dependiendo de cuántos recursos están disponibles. Mucho de lo que se nos enseña acerca de vivir en un cuerpo se trata de hacer cosas al cuerpo en vez de para y con el cuerpo. Cuando las formas sabias en que nos hemos adaptado para afrontar desafíos y sobrevivir son contrarias a la idea dominante de cómo debería ser o hacer una buena persona o un buen cuerpo, se nos presenta una elección imposible: sumergirnos en vergüenza y culpa o elegir una identidad que limita nuestra capacidad para saber y expresar quien somos verdaderamente. 

La Confianza Corporal es liberadora. Nuestros cuerpos no pueden respirar cuando son sobrecogidos por las exigencias culturales de asimilación. Nuestras historias y cuerpos son demasiado complejos, demasiado variados como para encajar en una narrativa simple acerca de las conductas alimentarias alteradas, o tamaño corporal, o color de piel, o género. Nuestros cuerpos, asumidos como son en este momento, son un acto de resistencia. La resistencia no siempre resuelve la opresión, pero sí nos acerca más a nuestra humanidad y conexión. La Confianza Corporal es un movimiento hacia la verdad y la libertad y una forma de reafirmar límites en torno a las historias y valores prescritos que no te permiten sanar y conocer tu propia verdad.

La Confianza Corporal es una práctica. Mucho de lo que anhelamos incorporar en nuestras vidas se lleva tiempo y práctica. La Confianza Corporal no es un nuevo plan, un artilugio o una solución a corto plazo. Es un camino para verdaderamente sanar—una oportunidad para enfocarte en encontrar gozo y placer nuevamente, al traer tu atención a las partes de ti que tal vez perdiste de vista mientras que hacías dieta o estabas intentando arreglarte. La Confianza Corporal no es un destino al que llegamos, sino una energía de conexión que cultivamos. Es una relación en constante evolución que se transforma al ir sanando, al envejecer, y al transcurrir nuestras complicadas vidas. 

 

¿cuáles son los elementos clave de una práctica de confianza corporal? 

Los elementos clave de una práctica de Confianza Corporal son:

  • Arraigar tus prácticas de autocuidado en neutralidad con respecto al peso;
  • Redescubrir, encarnar y permitir el placer;
  • Restablecer la conexión con las necesidades y límites de tu cuerpo;
  • Externalizar la vergüenza, la culpa y el sesgo; 
  • Observarte y escucharte con amabilidad y curiosidad;
  • Redefinir cómo se ve y se siente sanar;
  • Explorar, nombrar y recuperar la historia de tu cuerpo;
  • Enfocarte en actos pequeños y consistentes para reconstruir la confianza;
  • Encontrar comunidad.

Exploremos este trabajo juntxs.

 

¿cómo se ve el trabajo de confianza corporal?

 

Cuando estamos comenzando a hacer este trabajo, es muy fácil tambalearnos porque no tenemos todavía raíces muy profundas. Muchxs se descubren atraídxs por el canto de la sirena de otra dieta antes de darse cuenta de que ya no pueden más. La Confianza Corporal es un lugar al cual regresar.

En palabras de Sharon Salzberg: "La sanación está en el regreso, no en no haberse ido nunca". Así que regresamos, una y otra vez.

Con el tiempo, notarás que las raíces de tu práctica de Confianza Corporal se van haciendo más profundas. Y llegará el día en que no practicar Confianza Corporal sea más difícil que sí hacerlo. 

En este momento, probablemente ya te has dado cuenta de cuán diferente es este trabajo para sanar, y también de que te llevará cierto tiempo desarrollar una práctica de Confianza Corporal.

Esta imagen te ayudará a visualizar las fases por las que atravesamos en este trabajo. Tal y como ocurre con el duelo, sanar no es un proceso lineal. Una fase no necesariamente termina al comenzar la siguiente. Pueden fluir una hacia la otra, coincidir y recurrir.

¿Quieres hacer este trabajo juntxs?

 

 

Al hacer el trabajo de Confianza Corporal, también utilizo el marco de referencia de la Teoría del Desarrollo de la Corporalidad (Developmental Theory of Embodiment) de Niva Piran, que nos ayuda a profundizar en la comprensión de los procesos sociales que crean cuerpos dóciles, 'encorsetados', 'femeninos' a los que se les restringe la agencia y la participación equitativa en la esfera pública. Desde este marco de referencia, abordamos las cinco dimensiones de la Experiencia Encarnada:

  • Conexión y Comodidad Corporal;
  • Agencia y Funcionalidad;
  • Experiencia y Expresión del Deseo;
  • Autocuidado en Sintonía;
  • Habitando el Cuerpo como Sitio Subjetivo, Resistiendo la Objetificación.

 

¿listx para comenzar?

Contáctame para agendar una sesión.

 

Copyright ©2018, Dra. Lilia Graue Olmos. Todos los derechos reservados.

términos y condiciones     uso de la página     Aviso de Privacidad     contacto